Loading...

Fraudes por relaciones:

Fraudes por relaciones:
Usted conoce a alguien a través de un servicio de citas en Internet y comienzan a corresponderse. Se envían mensajes, hablan por teléfono, se intercambian fotografías y hasta planifican su boda. Pero él le informa que tiene que viajar a Nigeria u otro país por motivo de trabajo.
Una vez ahí, solicita su ayuda: ¿Puede transferirle dinero para ayudarlo temporalmente? La primera transferencia podría ser pequeña, pero después le pide más –para ayudarlo a recuperar dinero que le debe el gobierno, a cubrir costos por una enfermedad o una cirugía repentina para su hijo o hija, para pagar el vuelo de regreso a los Estados Unidos– siempre con la promesa de que le devolverá el dinero. Usted podría recibir documentos o llamadas de abogados que “comprueban” lo anterior. Pero por más real que parezca la relación, es una estafa. Usted perderá el dinero que transfirió, junto con la persona que pensaba que conocía tan bien.
Fraudes de “comprador misterioso”:
Lo contratan para ser un comprador misterioso y le piden que evalúe el servicio de atención al cliente de una empresa de transferencia de dinero. Se le envía un cheque para que lo deposite en su cuenta bancaria e instrucciones para que retire la cantidad en efectivo y la transfiera, generalmente a Canadá u otro país, a través de su servicio cablegráfico. Cuando se descubre que el cheque es falso, usted ya ha perdido su dinero.
Fraudes de compras en Internet:
Usted compra algo en línea y el vendedor insiste que el único método de pago aceptable es una transferencia de dinero. Solicite pagar con tarjeta de crédito, un servicio de depósitos en garantía u otro método. Si paga en línea con una tarjeta de crédito o tarjeta de cargo, su transacción estará protegida por la Ley de facturación crediticia justa (Fair Credit Billing Act). Si le insisten que pague con una transferencia de dinero, es probable que nunca reciba su producto, ni su dinero.
Fraudes de alquileres de apartamentos:
Al buscar un apartamento o propiedad vacacional en alquiler, encuentra una opción perfecta por un excelente precio.
Puede reservar la propiedad si transfiere dinero para cubrir la tarifa de reserva, el depósito de garantía y el primer mes de alquiler. Después de transferir el dinero usted descubre que ha desaparecido y no existe tal propiedad. Un estafador obtuvo un aviso de alquiler de propiedad legítimo, cambió la información de contacto y publicó el aviso modificado en otros sitios. O bien, publicó un sitio que no está en alquiler o no existe por un precio inferior al del mercado para atraerlo. Si usted es quién ofrece una propiedad en alquiler, cuídese de lo contrario: un posible arrendatario le informa que ha decidido cancelar su depósito y le pide que le devuelva su dinero mediante una transferencia antes de que usted se dé cuenta de que le había entregado un cheque falso.

Transferencias de dinero fraudulentas

Transferencias de dinero fraudulentas
Las transferencias de dinero fraudulentas pueden involucrar relatos dramáticos
o persuasivos. Algunos ejemplos de estos relatos son:
Loterías y concursos fraudulentos: La carta dice que usted ha ganado una
lotería. Lo único que tiene que hacer es depositar un cheque de gerencia que se
adjunta y transferir dinero para cubrir “impuestos” y “tarifas”.
Independientemente de lo legítimo que parezca el cheque, es falso. Cuando
rebote, usted habrá perdido el dinero que envió.
Fraudes de sobrepagos: Alguien responde su aviso para vender un producto y
ofrece pagarle con cheque de gerencia, cheque personal o cheque corporativo.
Pero en el último momento, el comprador (u otra persona relacionada) encuentra
una razón para entregarle un cheque por una cantidad superior al precio de venta
y le pide que transfiera la diferencia electrónicamente. El cheque falso podría
engañar a los cajeros del banco, pero eventualmente rebotará y usted tendrá que
cubrirlo.
Fuente: División de Asuntos del Consumidor de Tennessee

¿Cómo defenderse y navegar con seguridad?

¿Cómo defenderse y navegar con seguridad?
La mejor manera de mantenerse protegido ante los correos tramposos es facilitar la dirección de correo electrónico personal únicamente a las personas allegadas sin que, en ningún momento, queden registrados en alguno de los servicios de la red en los que se solicita al usuario una inscripción inicial para entrar. Sin embargo, esta máxima no siempre es posible, ya que son muchas las ocasiones en que es imprescindible dejar una dirección de correo, como en el momento de contratar un billete aéreo on line o de realizar cualquier compra. En estos casos se puede optar por un email desechable como los de Spamgourmet.com que se autodestruyen en unos minutos, o de los servicios análogos de Yahoo! Mail que permiten crear decenas de emails de usar y tirar.
Otra precaución a tener en cuenta es no contestar a las cadenas de mensajes masivos (generalmente jocosos) que corren por la Red entre amigos. Ante la invasión de correos como estos es importante pedir que nos eliminen del envío porque cualquiera que esté incluido puede ver las direcciones de los demás. Esta es una de las principales vías de entrada de los estafadores, ya que muchos ordenadores están infectados por programas espía que captan estas direcciones para revenderlas.
Afortunadamente, la eficacia contra los correos electrónicos no solicitados (lo que se conoce como ‘spam’) de los servicios de correo online (como Gmail o Yahoo! Mail) es muy alta, y filtra la mayoría de mensajes. Pero siempre se cuela alguno, por lo que conviene eliminarlo y enviarlo a la carpeta de ‘spam’ ante la mínima duda sobre el origen y asunto de un correo.
Tampoco hay que fiarse de las direcciones web que se ofrecen en los ‘correos trampa’, aunque sean del tipo ‘https’ (lo que se conoce como conexiones seguras).
El correo que contenía el texto con el que se ha iniciado este reportaje ofrecía una conexión teóricamente segura (comenzaba por ‘https’) que, sin embargo, llevaba al usuario a una página trampa, por lo que el inicio ‘https’ es una condición necesaria para que una página de pago sea segura, pero no suficiente.
Para rematar, se hizo la prueba del filtro anti-phishing delnavegador Internet Explorer 7, y éste certificó la página como buena. ¿La solución?
No entrar nunca a la página de nuestro banco haciendo clic en el enlace de un correo electrónico o de otra página web y escribir siempre ‘a mano’ en el navegador las direcciones más comprometidas.
Ni siquiera guardarlas en favoritos. No hay que olvidar que los bancos no piden las claves del usuario porque ya las conocen.
MEDIDAS PARA COMPRAR CON SEGURIDAD
La mayoría de webs de comercio electrónico (las que venden entradas para espectáculos, libros, discos o cualquier otro servicio) tienen hoy sistemas de seguridad más que eficientes. Dejar los números de las tarjetas  en estos servicios no tiene por qué ser peligroso. Sin embargo, hay una serie de reglas fundamentales para evitar disgustos: # No comprar en cualquier sitio de la Red.
Buscar siempre los más renombrados o pertenecientes a empresas reconocidas.
# Comprar siempre que se pueda contra reembolso. En su defecto, se pueden utilizar servicios de micropagos específicos para la Red como PayPal, que son cuentas que el usuario recarga periódicamente según su necesidad, pero que no muestran sus datos bancarios.
# Asegurarse de que el servicio ofrece la posibilidad de emitir una factura, tal y como obliga la ley. Es una garantía de seriedad.
# Comprobar que la página donde se dejan los datos de la cuenta es del tipo ‘https’. Se muestra un candado o una llave en la barra de direcciones y ésta, además, tiene un color diferente.
Sólo así nos aseguraremos de que nadie “capta” la transacción en el camino.

Fuente: www.consumer.es

Suplantación de identidad (Phishing/Spoofing)

Suplantación de identidad (Phishing/Spoofing)
- No confíe en correos electrónicos no solicitados que le pidan información personal.
- No llene formularios en correos electrónicos que le pidan información personal.
- Compare siempre los vínculos en el correo electrónico con el vínculo al cual lo envían.
- Conéctese al sitio web oficial en vez de hacerlo a través del vínculo en el correo electrónico no solicitado.
- Contacte a la empresa desde la cual se le envió supuestamente el correo electrónico para verificar su autenticidad.
Fraudes de Ponzi o de pirámide
- Si una “oportunidad” parece demasiado buena para ser cierta, probablemente lo sea.
- Cuidado con promesas de obtener ganancias rápidamente.
- Estudie cuidadosamente cualquier inversión antes seleccionarla.
- Investigue bien con quién elige hacer inversiones.
- Asegúrese de comprender bien la inversión antes de involucrarse.
- Tenga cuidado si le piden que solicite la participación de más inversionistas.
Verifique independientemente la autenticidad de cualquier inversión.
- Tenga cuidado con las referencias que le proporcione el promotor de la inversión.
Reenvíos
- Tenga cuidado si le piden que envíe paquetes a la “sede de una empresa situada en otro país”.
- Tenga cuidado cuando trate con personas que estén fuera de su país.
- Sea cauteloso si la persona indica que su país no permite recibir envíos comerciales directamente de los Estados Unidos.
- Tenga cuidado si la dirección del destinatario es la suya pero no así el nombre en el paquete.
- Nunca proporcione su información personal a desconocidos en salones de chat.
- No acepte paquetes que no haya pedido.
- Si recibe paquetes que no ha pedido, rechácelos en la entrega o contacte a la compañía que los envió.
Cobro de fondos por terceros
- No se comprometa a aceptar pagos electrónicos por subastas en las que no ha participado.
- Tenga cuidado si la persona afirma que el gobierno de su país dificulta la transferencia de este tipo de fondos.
- Sea cauteloso si la oferta de empleo indica “no requiere experiencia previa”.
- Tenga cuidado cuando trate con personas que estén fuera de su país. Verifique independientemente la autenticidad de cualquier inversión.
- Tenga cuidado con las referencias que le proporcione el promotor de la inversión.