Loading...

Otras estafas comunes

Otras estafas comunes
Los adultos mayores también son objeto de otras estafas financieras —entre las más comunes están:
Compras a través del internet y fraude de fideicomiso (custodia por un tercero) en internet
Tenga cuidado cuando haga compras o realice transacciones financiera vía Internet. Los estafadores fácilmente pueden tomar su dinero usando subastas arregladas o mercancía fantasma. Asegúrese de investigar a la compañía en Internet y revisar los comentarios de los clientes y los índices de satisfacción antes de proceder.
También observe que las compañías ofrecen diversos términos y condiciones, por ejemplo políticas acerca de la protección contra fraudes, devolución de mercadería, cuándo le facturan, tarifas, gastos de envío, etc. Asegúrese de revisarlas y comprenderlas antes de realizar negocios con dicha compañía.
Los estafadores con frecuencia atraen a compradores que no sospechan para colocar su dinero en servicios de fideicomiso en internet falsos (“otra” compañía que verifica la transferencia de mercancía y que se haya realizado el pago). Siempre verifique la legitimidad de la compañía de fideicomiso en internet por medio de la investigación de las compañías en internet y buscando los comentarios de los clientes e índices de satisfacción.
Para las compras costosas (por ejemplo un automóvil), sólo realice el trato con el vendedor y mercancía que usted pueda ver en persona. Si alguien no puede o no se reúne con usted cara a cara antes de completar la transacción financiera, comience a sospechar bastante. Rehusarse a reunirse con usted cara a cara es una señal de fraude.
No proporcione información personal o financiera por internet a menos que sea a través de un sitio Web seguro y usted haya iniciado el contacto. (Esto también se aplica a las llamadas telefónicas. Sólo brinde información si ¡usted inició la llamada!). Asegúrese de sólo utilizar los sitios Web legítimos y seguros. Los sitios Web seguros tienen una “s” al final de http: en la dirección de internet, y se muestra así https:
Debido a que las compras con tarjeta de crédito están cubiertas por las leyes federales de protección del consumidor, si es posible, utilice una tarjeta de crédito para hacer pedidos por correo, pedidos por teléfono y compras en internet. Las tarjetas de débito, cheques personales, cheques de cajero, transferencias de Money Grams, y giros no proporcionan el mismo nivel de protección al consumidor. Asegúrese de revisar sus cuentas de tarjeta de crédito y observar cuidadosamente los cargos errados o fraudulentos.
El “Engaño del Encantador”
En un caso típico de engaño del encantador, una persona hace amistad con un adulto mayor, y dicha persona simula cuidar verdaderamente o expresa interés romántico en el adulto mayor.
Después que se establece una relación, la persona luego pide ayuda al adulto mayor, especialmente asistencia financiera. En los peores casos, la persona puede incluso convencer al adulto mayor a contraer matrimonio. Estos estafadores con frecuencia:
• aprenden la rutina del adulto mayor (por ejemplo el desayuno diario en un café) para ponerse a sí mismos en posición de ganar la confianza del adulto mayor.
• se aprovechan de la soledad del adulto mayor o su amor por actividades divertidas (por ejemplo baile de salón) simulando que se hacen amigos.
• promete cuidar al adulto mayor ofreciéndole administrar las finanzas del adulto mayor, comprar los víveres u otras diligencias, proporcionarle transporte o supervisar sus medicaciones.
• ofrecen supervisar los arreglos funerarios después de la muerte del adulto mayor.

¡No caiga en esto! Estas actividades en realidad pueden constituir abuso financiero del adulto mayor. Ver el artículo sobre Abuso del Adulto Mayor en la página 27.