TIPOS DE TIMOS: TIMOS CLASICOS TIMO DE LA ESTAMPITA

TIPOS DE TIMOS:
TIMOS CLÁSICOS
TIMO DE LA ESTAMPITA
La víctima es abordada por una persona que aparenta ser disminuida psíquica y que le enseña una bolsa llena de billetes de euros. El timador le dice a la víctima que la bolsa se la ha encontrado y que está llena de "estampitas"". Es en ése momento aparece un segundo timador que persuadirá a la víctima para que compre dicha bolsa, alegando que sino, el disminuido la perderá y nadie saldrá ganando. Cuando la víctima se queda sola, al abrir la bolsa comprueba que en su interior solo hay son recortes de papel.
TIMO DEL TOCOMOCHO
El estafador se acerca a su víctima preguntándole por la administración de lotería más cercana, puesto que quiere cobrar un billete premiado con una gran cantidad de dinero. En ese momento aparece un 2º timador (gancho) que casualmente lleva la lista oficial de lotería. El supuesto afortunado propone a la víctima venderle el billete por una cifra muy inferior al premio, argumentando cualquier excusa. La víctima compra el billete al timador, participación que realmente no está premiada.
TIMO DE LA MANCHA
Los autores suelen ser dos o tres carteristas. Uno de los timadores vigila en las inmediaciones de un banco y avisa cuando ve a una persona que acabe de sacar dinero (la victima). Otro le produce una mancha, momento en el que se le acerca un tercer delincuente para interesarse por el incauto y ofrecerse a limpiarle la mancha, aprovechando para hurtarle la cartera.
EL DEL FONTANERO:
Un hombre vestido con mono de fontanero llama al domicilio y anuncia que tiene que cortar el agua o realizar arreglos relacionados. Mientras simula que trabaja, roba dinero y joyas de las habitaciones.
EL DE LA LUZ:
Un técnico falso anuncia, generalmente a una persona mayor, que le va a cambiar el contador de la luz, ya que con las nuevas tarifas y por su condición no tendrá que volver a pagar nunca. Cobrándole una cantidad de dinero a cambio.
EL INSPECTOR DEL AGUA
El timador debidamente uniformado, se presenta por las casas como Inspector del servicio de Aguas (o de gas o de electricidad) para revisar los contadores. Tras la oportuna comprobación, pide el último recibo ya pagado, y alegando irregularidades en el contador, lo modifica y hace pagar la diferencia.
EL COBRADOR DEL GAS
O bien el falso cobrador pasa por los domicilios a cobrar una póliza pagadera cada diez años, que por supuesto, debe ser abonada al momento. En otras ocasiones y tras una minuciosa revisión, el timador comunica a su víctima que la instalación se encuentra en pésimas condiciones y debe cambiarse o sino será precintada. Solicite al inspector que se identifique a través del correspondiente carnet de la empresa suministradora.
TIMO DEL ANTENISTA
Los timadores desorientan durante la noche las antenas de televisión de la manzana de casas. Días después aparecen con monos y herramientas para revisar los aparatos. Tras retomar las antenas a su posición original cobran la reparación. En ocasiones aprovechan para robar en las viviendas.
TIMO DEL ATROPELLO
El timador se abalanza sobre un coche en un semáforo o paso de cebra y finge haber sido atropellado. El asustado conductor se apea para socorrer al timador, que consigue una suma de dinero a cambio de no interponer denuncia.
TIMO DE LOS TRILEROS
Un grupo de personas ponen en una mesa o caja de cartón, tres cubiletes, una bolita y empiezan a realizar apuestas para adivinar debajo de qué cubilete está la bolita; ganando siempre. Cuando la víctima entra en el juego siempre acierta, hasta que se juega una cantidad importante. El timador que mueve la bolita tiene una habilidad especial para ocultarla, en el momento que estime más oportuno. EL DEL FONTANERO:
Un hombre vestido con mono de fontanero llama al domicilio y anuncia que tiene que cortar el agua o realizar arreglos relacionados. Mientras simula que trabaja, roba dinero y joyas de las habitaciones.
EL DE LA LUZ:
Un técnico falso anuncia, generalmente a una persona mayor, que le va a cambiar el contador de la luz, ya que con las nuevas tarifas y por su condición no tendrá que volver a pagar nunca. Cobrándole una cantidad de dinero a cambio.
EL INSPECTOR DEL AGUA
El timador debidamente uniformado, se presenta por las casas como Inspector del servicio de Aguas (o de gas o de electricidad) para revisar los contadores. Tras la oportuna comprobación, pide el último recibo ya pagado, y alegando irregularidades en el contador, lo modifica y hace pagar la diferencia.
EL COBRADOR DEL GAS
O bien el falso cobrador pasa por los domicilios a cobrar una póliza pagadera cada diez años, que por supuesto, debe ser abonada al momento. En otras ocasiones y tras una minuciosa revisión, el timador comunica a su víctima que la instalación se encuentra en pésimas condiciones y debe cambiarse o sino será precintada. Solicite al inspector que se identifique a través del correspondiente carnet de la empresa suministradora.
TIMO DEL ANTENISTA
Los timadores desorientan durante la noche las antenas de televisión de la manzana de casas. Días después aparecen con monos y herramientas para revisar los aparatos. Tras retomar las antenas a su posición original cobran la reparación. En ocasiones aprovechan para robar en las viviendas.
TIMO DEL ATROPELLO
El timador se abalanza sobre un coche en un semáforo o paso de cebra y finge haber sido atropellado. El asustado conductor se apea para socorrer al timador, que consigue una suma de dinero a cambio de no interponer denuncia.
TIMO DE LOS TRILEROS
Un grupo de personas ponen en una mesa o caja de cartón, tres cubiletes, una bolita y empiezan a realizar apuestas para adivinar debajo de qué cubilete está la bolita; ganando siempre. Cuando la víctima entra en el juego siempre acierta, hasta que se juega una cantidad importante. El timador que mueve la bolita tiene una habilidad especial para ocultarla, en el momento que estime más oportuno.
Fuente: POLICIA LOCAL DE COLLADO MEDIANO

2011 CAMPAÑA SOBRE TIMOS Y ESTAFAS

Entradas populares de este blog

ALGUNAS HABILIDADES NECESARIAS PARA UTILIZAR INTERNET

Informe Fraude financiero y banca por Internet: Amenazas y medidas para combatirlas