Actualidad y ocio Navegar con seguridad Protegerse de las estafas en Internet

Actualidad y ocio
Navegar con seguridad
Protegerse de las estafas en Internet
Utilizar la Red para comprar, efectuar gestiones bancarias o disfrutar de servicios de pago requiere tomar unas mínimas precauciones
“¡Saludos, respetado cliente!
Estamos en el deber de comunicarle que el servicio de apoyo técnico de nuestro banco debe realizar una serie de trabajos profilácticos”. Esta frase es real y ha llegado a cientos de miles de buzonesde correo electrónico atribuida a una conocida caja de ahorros. Su contenido es más que sospechoso y, sin embargo, en muchas ocasiones consigue su objetivo:  pasar por un correo legítimo.
Es el típico caso de ‘phishing’ (la variante de estafa más conocida de Internet) donde se engaña al usuario para que recale en una determinada página web haciéndole creer que es la de su banco (suelen ser copias de las reales) y deje sus datos bancarios.
Después, los delincuentes utilizan esos datos en la página real del banco, introducen las claves del usuario y sacan dinero de su cuenta sin que éste se dé cuenta.
Un reciente estudio del Instituto Nacional de Tecnologías de la
Comunicación (INTECO) estima que con esta estafa los ladrones obtienen de media casi 600 euros por cada internauta ‘que pica’. Además, se calcula que una tercera parte de la población ‘conectada’ ha sido objeto de fraude en alguna ocasión. No se conocen cifras precisas, pero se calcula que el fraude en  Internet mueve miles de millones de euros en todo el mundo.
¿Por qué picamos?
Más que con la tecnología punta, los estafadores juegan con la buena fe del usuario.
Los ‘correos trampa’ están diseñados para que el internauta crea que está en la página de su banco y ofrezca datos tan importantes como las contraseñas. Otros correos buscan generar un impulso de adquisición de objetos o de ganancia económica. Por ejemplo, un clásico es el truco del ‘heredero nigeriano’ en el que un exdictador africano pide ayuda para sacar fondos del país. Todo mentira, claro. En este caso, como en muchos otros, la falta de información juega un papel importante: según el estudio del INTECO, aproximadamente la mitad de los intenautas no relacionan la palabra ‘phishing’ con estafas: no saben lo que es y es posible que hayan sido estafados en más de una ocasión sin saberlo. Simplemente contestan a estos mensajes creyendo que se tratan de correos enviados por su banco de toda la vida.
Fuente: consumer EROSKI ¬11 consumer EROSKI ¬11
Fuente: Actualidad y ocio


Entradas populares de este blog

ALGUNAS HABILIDADES NECESARIAS PARA UTILIZAR INTERNET

Informe Fraude financiero y banca por Internet: Amenazas y medidas para combatirlas